Un estudiante que debate será un profesional que transforma

Estudiantes de UNICATÓLICA que debaten
  • Fecha: agosto 20, 2020

Por Carlos Fernández, estudiante Programa de Comunicación Social en práctica ODHUM

Para Feeley y Steinberg, el debate, pese a contar con un amplio campo de desarrollo en la historia, desde Protágoras hasta nuestros días, no cuenta con la suficiente valoración y uso dentro del ámbito educativo. Reconocido como una herramienta pedagógica, rara vez es utilizada en contextos académicos que no sean las sociedades de debate, pese a influir de manera positiva en la construcción activa de conocimiento con el estudiante como un actor propositivo dentro del proceso de aprendizaje, según Bonwell y Eison.

El contexto actual, un contexto globalizado y mediado por la inmediatez de la información no solamente exige de las personas un nivel de respuesta alto, sino también en las instituciones una propuesta oportuna a las necesidades de sus estudiantes y de la sociedad que les recibe, condiciones que la Comisión Internacional de la Educación para el siglo XXI expresó en palabras de Delors y en la necesidad de “desarrollar en los estudiantes las habilidades indispensables para el siglo XXI, que permitan contar a largo plazo con el capital humano requerido para un desarrollo social sostenible”.

Evidentemente, habilidades correspondientes al campo de estudio en el que se están desarrollando, sin embargo, también comprende aquellas que permean los diferentes campos del desarrollo humano, ya que no solamente somos profesionales.

Además de ser una herramienta que favorece, con un amplio rango de alcance, el abordaje de las temáticas de interés, lo cual permite obrar de manera simultánea como micrófono abierto para que la comunidad académica participe, incluso, en su organización para el análisis y conocimiento de la realidad actual del contexto, permitiendo incentivar en los estudiantes la autonomía y el entusiasmo para comprender lo importante del rol del estudiante dentro del proceso académico.

Debatir permite trabajar dos cualidades importantes en la formación de cada profesional; el trabajo en equipo y la escucha. Específicamente en el modelo de Debate Parlamentario, a través de la creación de equipos, para poder entrar en la dinámica de debate se evidencian estas situaciones en las que cada debatiente se enfrenta a toda la novedad que representa la otra persona con la que hace equipo y, a su vez, con quien deben coordinar y aunar fuerzas para esgrimir la carga argumentativa que les ayudará a participar, ya en el debate deben estar atentos a todo cuanto su contraparte menciona, para analizar, refutar y contraargumentar; lejos del escenario del debate, estas cualidades no solo favorecerán las habilidades básicas de cualquier profesional, sino que establecerán un factor diferenciador en tanto a la manera como aborda su contexto particular, ya que encontrarán más herramientas a través del diálogo para la solución de conflictos.

De lo anterior rescatamos lo favorable de las capacidades analíticas desarrolladas a través de la escucha y análisis, en escenarios de debate, que se aplican directamente en el aula de clase y también en fortalecimiento de capacidades sociales y laborales, permitiendo, en el caso del profesor, entablar metodologías, como la taxonomía de Bloom, para rastrear los efectos del proceso de aprendizaje del que hace parte.

Si bien las habilidades comunicativas se pueden trabajar a través de otras herramientas, como ensayos, exposiciones, informes, lecturas y demás, a través del debate encontramos una manera más orgánica de lograr ese estímulo directo y que a su vez se focalice en áreas específicas del conocimiento, sin restar beneficios, en comparación con otras herramientas, sino fortaleciendo, incluso, aquellos que pueden impactar las esferas más alejadas de los escenarios académicos, ya que cuando contamos con personas consientes de este proceso, contamos con seres humanos que trabajarán en procurar estos beneficios en cada uno de sus espacios.

Así como lo considera la OIT en su Informe de la versión noventa y tres de la Conferencia Internacional del Trabajo “Con mucha frecuencia, las perspectivas del mercado de trabajo para los jóvenes varían en función del género, la edad, el grupo étnico, el nivel de educación, el contexto familiar, el estado de salud y la discapacidad. Por tanto, algunos grupos son más vulnerables y se enfrentan a desventajas particulares para conseguir un trabajo decente y conservarlo”.

Lo anterior, a modo de conclusión, con relación a la etapa más compleja a la que se enfrentan los estudiantes universitarios; el paso a la vida laboral. El profesional, sin distingo de área del conocimiento en la que se especialice, debe formarse diariamente, eventualmente y de acuerdo a lo argumentado en este texto, creemos en un modelo educativo activo, donde estudiantes y profesores construyan desde la pluralidad, por ende, cada esfuerzo por propiciar espacios de formación que cada vez acerquen más ese ideal de integralidad a la realidad de cada uno de nuestros estudiantes, no serán en vano, sino pequeños escenarios de éxito para ofrecer a la sociedad seres humanos con capacidades profesionales excepcionales que favorezcan la construcción de una mejor universidad y una mejor sociedad, y esto lo podemos hacer también a través del debate.

En este sentido, desde el Observatorio de Dignidad Humana de la Institución queremos invitar a la comunidad a fortalecer sus habilidades en torno a distintas tematicas y por ello, este segundo semestre traerá desde la virtualidad espacios donde el diálogo de la diferencia se convertirá en una oportunidad para transformarnos como personas, profesionales y ciudadanos, pues no basta con el aprendizaje en el aula o los conocimientos disciplinares, se hace necesario tener un pensamiento crítico, una postura desde el reconocimiento de otras y carácter para construir una argumentación basada en el conocimiento, la información y la consciencia de lo aprendido.

Agosto 20. Educación y pandemia. UNICATÓLICA frente a los retos de la pandemia

Teniendo en cuenta el inicio de semestre y el marco del Diplomado en Derechos Humanos Francisco Javier Ocampo Cepeda (FJOC), se propone dar apertura al segundo ciclo de Café Debate con una intervención del rector o, en su defecto, de directores de diferentes programas académicos para establecer un puente entre lo que institucionalmente se tiene proyectado para lo que resta del año y la perspectiva de los estudiantes. El segundo encuentro servirá de plataforma para publicitar la segunda versión del Diplomado Francisco Javier Ocampo Cepeda a través de su memoria y la misión institucional.

Agosto 27. Educación y Dignidad Humana: el rol de los líderes sociales

Se establecerá un diálogo en torno al rol de los líderes sociales en nuestro contexto, analizando el caso de Francisco Javier Ocampo Cepeda como defensor de los Derechos Humanos.

Septiembre 17. Derechos humanos en medio de la desigualdad. Relatos de diferentes trabajos sociales

Como fruto del trabajo realizado con el Diplomado Francisco Javier Ocampo Cepeda, y dando continuidad a ese trabajo, se propone establecer un diálogo desde las diferentes esquinas trabajadas por fundaciones, colectivos, emprendimientos, lideresas y líderes sociales, voluntariados e independientes, en torno a una sociedad más atenta a las necesidades relacionadas con los derechos humanos, sus principales causas de intervención y las dificultades que como entes promotores de paz se encuentran en su contexto.

Octubre 8. Celebración del Día Internacional del Café. El café como mediador en diálogos

Debido a que gran parte de los trabajos realizados por el Observatorio de Dignidad Humana tienen una fuerte inspiración en lo que representa el café, se propone un espacio que permita celebrar la creación de Café Debate, la publicación de los textos de ODHUM y el lanzamiento de la segunda versión del Diplomado Francisco Javier Ocampo Cepeda, y que mejor manera de llevarlo a cabo si no en la celebración del Día Internacional del Café. Una versión especial de Café Debate donde expondremos el origen, significados y beneficios de este fruto que ha inspirado gran parte de nuestro quehacer como Observatorio.

Noviembre 12: #TBCovid aciertos y desaciertos de lo que significó vivir en una pandemia

Frente a la pronta consecución de un año habitando los diferentes escenarios cotidianos, transformados por la pandemia del covid-19, presentamos un debate en torno al análisis sobre los aciertos y desaciertos vivenciados a través de nuestros dirigentes, las instituciones y nuestro diario vivir. Un momento para recordar, evaluar y proyectar.

Referencias
Bloom, B. (1956). Taxonomía de los objetivos educacionales. Nueva York.
Bonwell, C. C., y Eison, J. C. (1991). Active Learning: Creating excitement in the classroom. Washington: The George Washington University.
Delors, J. (1996). Los cuatro pilares de la educación. Madrid: Unesco.
Feeley, A. J., y Steinberg, D. L. (2009). Argumentation and Debate. Boston: Wadsworth Cengage Learning.
O.I.T. (2005). Resoluciones adoptadas por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 93a. reunión. Ginebra.

Compartir:

Enero

No Events

Otras noticias

Iniciar chat
1
¿Necesitas ayuda?
Chat UNICATÓLICA
Hola
Te damos la bienvenida al chat en línea de MERCADEO UNICATÓLICA. Al continuar estarás aceptando que tu datos sean tratados de acuerdo a nuestra directriz de tratamiento de datos personales.
X